18 septiembre 2007

Salvo que quieras que lo contemos, ¡eh!

¡Menuda la estarás armando tú en esos lugares lejanos!, y vendrás y nos contarás cositas, que si había unos modelitos preciosos, que los chicos no estaban mal, que esto y que lo otro, pero de lo importante nada. Nos dejarás a dos velas.

Pero en esta ocasión, ten cuidadito porque entre algunos amiguetes y amiguetas te hemos puesto un sistema de control que vas a enloquecer cuando llegues. Lo que estás oyendo, si, aunque te conectes desde ahí y vayas leyendo esto, prepárate pues nos estamos enterando de mucho más de lo que tu te imaginas. Debes creértelo mujercita.

Sabemos que el sábado, has bailado encaramada a un señor, o quizás un señorito... Nos han dicho que te hace un tilín tan tremendo, que el o la interlocutora -no puedo darte pistas- dijo tolón... Ha llegado la noticia de que el domingo, comiste muy bien acompañada (lenguado, espinacas con gambas y rosado), que tus párpados bien dotados de pestañas, caían lentamente en un abrir y cerrar de ojos pausado, al ritmo de los movimientos insinuantes de tu jugosa boca. Me pongo nervioso, hasta contándolo, chica estás que te sales. Te vas a una región distante y no hay quién te conozca, bueno miento, sé que esa era tu intención pero, te la hemos preparado tan bien que en esta ocasión no pasas desapercibida ni vestida de obispo... Ya está bien de tanto hermetismo, como puedes ver entre sábado y domingo ya te hemos contado dos... Pero lo mejor es que el lunes, también te has puesto muy guapa y has ido a un concurrido lugar de la ciudad, acompañada. Anímate y envíanos un correo indicando los detalles, salvo que quieras que lo contemos, ¡eh!.

Baldo
38. RGPI 03/2010/530

No hay comentarios: