21 septiembre 2007

¡Los tres encontrarán su camino!

De un plantón a veces puede surgir la razón de afianzar aún más la trina unión. Así ha de ser con toda seguridad, porque las cosas pasan justo cuando tienen que pasar. Esta vez la playa, la arena, y la mar daban otro mirar, olía de otra forma, y sonaba todo distinto... al llegar la marea era baja, al irse pleamar. El cielo claro y el sol intenso, las gaviotas acechando las redes, esperaban achantadas el fácil y suculento manjar. El sol majestuoso, grande y redondo como ella, -la extremeña- vino en llamar, marcó un camino en el agua, brillante y ancho, de color amarillento, hasta que serenamente murió la tarde.

Cual primitiva hembra, en lo alto de la roca, se asomó Princesa, pretendiendo atajar sin sus pies mojar, pero hubo de cambiar de idea, aunque no sin rechistar. Así y todo, tras retroceder lo andado y volver por el agüita, aún así, insistió en que no quiso, pero que bien pudo bajar por las marcas para pies que en la roca había... los demás calladitos, a fin de cuentas la moza además de hermosa. triste andaba... En unos instantes todo se puso a funcionar con prestancia. Como siempre, se entendieron, departieron, compartieron, se miraron y una vez más supieron que entre ellos impera el bienestar. A lo lejos un barco grande se hizo a la mar.

La guerra, la tan maléfica contienda entre hermanos, sus consecuencias, las deudas que aun quedan por pagar a los que estaban legitimados y que no salieron bien parados... la fuerza mental de todos los seres humanos, las premoniciones, las mariposas y los presagios... La energía positiva que los tres se dan.

Nécoras, mejillones, empanada de xoubas, albariño y cerveza... Abajo el velero y, en la noche la otra costa iluminada reflejada en la mar. Por cierto las nécoras sabrosas pero acuosas, bien lo demás.

Jesucristo el hombre... las injusticias que día a día nos envuelven y a las que la sociedad mira con desdén. Los tres reflexionaron e insatisfechos criticaron la hipocresía, el cinismo, las contradicciones de algunos que en nombre de Dios, nadan en abundancia y actúan de espaldas al hombre, a la propia idea de Jesús: "Nada hay fuera del hombre que, entrando en él, pueda contaminarle; lo que sale del hombre, eso es lo que contamina al hombre"... La extremeña, entre las rocas, recordó al poeta Gabriel y Galán, cabe aquí destacar un pequeño extracto de su poema "La pedrada":

Hoy que con los hombres voy,/ viendo a Jesús padecer,/ interrogándome estoy:/ ¿Somos los hombres de hoy/ aquellos niños de ayer?.

También hoy, en esta actualidad real, cabría apedrear -hipotéticamente hablando- como aquel niño del poema hizo, a quienes están machacando a diario a pueblos enteros y a desvalidos, bajo la excusa de los daños colaterales y de la seguridad del mundo; a quienes con un gesto, pueden ayudar a millones de necesitados y crear una tendencia positiva, enseñando a pescar... aprendiendo a amar...

Que largo el beso, ¡de amor!. Es de dudar que sea adulterado por más que insista en decir que no sabe si le quiere o ¡qué!. Claro que, ha habido declaración y nombramiento oficial de amante, ¡casi nada!

El regreso tranquilo, ¡hubo un consejo!... Música, con voz de Serrat y letra de Antonio Machado:

Cuando el jilguero no puede cantar./ Cuando el poeta es un peregrino,/ cuando de nada nos sirve rezar...

¡Los tres encontrarán su camino!

Baldo
41. RGPI 03/2010/530

No hay comentarios: