24 septiembre 2007

¡Más cercanía!

En Tui, el ánimo se alteró, había una efusividad extraordinaria debida, con seguridad, al hecho de estar juntos observando tranquilamente aquel entorno antiguo, bien conservado y lleno de rincones muy bonitos propios de postal.

La catedral del siglo XII, en la que celebraban boda, su puerta principal presidida por los arcos en ojiva con preciosos relieves, el claustro, el convento de San Francisco y el de las monjas clarisas, la iglesia de Santo Domingo, la capilla de San Telmo -no encontramos la cripta-, las casas blasonadas, el viejo teatro principal...plazas, plazuelas, callejuelas medievales, los portales de doble hoja, los patios interiores, el abandono de los jardines privados que en otro tiempo debieron ser un remanso de paz y rincones de luz, color y olores intensos a flores y yerbas, las puertas de Carballo, de Bergana, da Pía, el túnel das encerradas, la corredera... El olvido que pretendes sobre un momento vivido entre piedras del medievo, entre señoriales casas y humildes lugares de otro tiempo conservados para ser vividos hoy; la posible pérdida del recuerdo de este día que es algo más que eso, es precisamente mucho más que un día, habrá de ser la consolidación de una serie de momentos buenos, que producen exaltación por el simple hecho de estar...

El río Miño amplio, próximo a su llegada a la mar, las vistas desde los pequeños miradores, al fondo Valença do Minho... tú y tu proximidad... El largo y luminoso crepúsculo, la terraza frente a Portugal, la suavidad del aire, la bella conversación, tu franqueza y candor... Variados de paté y mencía...

Noche larga y cercanía. ¡Más cercanía!...

Baldo
43. RGPI 03/2010/530

No hay comentarios: